¿Qué hacer? Continuar trabajando en favor de la vida

El hecho es que en las regiones donde han sufrido en carne propia la guerra votaron por el SÍ

0
1111
plebiscito-acuerdo-de-paz-udenar-periodico
El hecho es que en las regiones donde han sufrido en carne propia la guerra votaron por el SÍ.Fotografía Frank Chaves

La nación colombiana mediante el plebiscito fue puesta ante una disyuntiva fundamental: avanzar hacia un nuevo país, incluyente, donde los olvidados de siempre: los campesinos, tuvieran “una segunda oportunidad sobre la tierra” o mantener a una gran parte de la población colombiana en el abandono, la ignorancia y la pobreza. 

 

Una mayoría, afortunadamente precaria, decidió a favor de la segunda opción.  Quizás no entendió suficientemente que los Acuerdos de La Habana no se referían a la guerrilla, sino al pueblo colombiano, incluso el gobierno y sus amigos hicieron mucho énfasis sobre el desarme de las FARC-EP y poco sobre los beneficios del pueblo colombiano, con la implementación de los acuerdos.

 

Lo grave es que la mayoría que votó por el no, son personas que o bien no tienen grandes preocupaciones económicas –no se sentían directamente beneficiadas por los Acuerdos, salvo por la tranquilidad para visitar sus haciendas– o fueron engañados.  Muchos de ellos solo conocen la guerra por televisión.  El hecho es que en las regiones donde han sufrido en carne propia la guerra votaron por el SÍ.

 

Tampoco debemos pasar por alto el hecho de que Colombia cuenta con una iglesia católica –al menos entre sus jerarcas– profundamente reaccionaria, cuando el Papa Francisco prácticamente se pronunció por el sí, los arzobispos y los obispos fueron incapaces de seguirlo.  Además, muchos políticos de la burguesía, incluidos los que hicieron campaña por el SÍ, tenían en la cabeza fundamentalmente las elecciones de 2018, más que la paz.  Nuestro país, en sus mayorías, infortunadamente, no estuvo a la altura del reto de la historia, siguió de cara al pasado.

 

Comunidad universitraia. "Los hacedores de futuro tenemos que demostrar de qué estamos hechos.
Comunidad universitaria. “Es comprensible que la desilusión sea muy grande, pero en momentos como este es cuando los hacedores de futuro tenemos que demostrar de qué estamos hechos”. Fotografía: Frank Chaves

 

 

¿Qué hacer?  A mi modo de ver, continuar trabajando en favor de la vida y en contra de la muerte, la que nace de la guerra.  Desde hoy mismo debemos insistir en el estudio y la difusión de lo que debió haber sido y no fue, en este momento, hasta lograr que sea; particularmente el punto uno de los Acuerdos de La Habana.  Ahí está lo que debe ser el futuro del campo colombiano.

 

Los líderes de las FARC-EP han dicho que seguirán buscando la paz.  Ese es el camino.  Es comprensible que la desilusión sea muy grande, pero en momentos como este es donde los hacedores de futuro tenemos que demostrar de qué estamos hechos.  Ya lo dijo el gran Simón Bolívar: “El arte de vencer se aprende en las derrotas”.

 

Comentarios de Facebook